fbpx

Mente calmada ? Conoce su poder.

Mente calmada

¿Conoces el poder de una mente calmada?

Hola, ¿qué tal? Hoy quiero que conozcas el gran poder que tiene nuestra mente, y cuando está en calma puede ayudarnos a conseguir nuestras metas y objetivos de una manera más fluida y más fácil.

Un mente confundida y agobiada no puede tomar decisiones asertivas, ya que emocionalmente el cuerpo se encuentra comprometido a un estado emocional complejo, que lo mantiene ocupado con sustancias químicas que no le van a permitir acceder a otro tipo de pensamiento que puedan ser más positivos, en donde encuentres posibles soluciones.

Ya que cada estado emocional segrega sustancias diferentes en nuestro cerebro.

Ante un estado emocional desagradable, te sugiero:

Claves de gestión emocional

  • Identifica: ponle nombre a esa sensación que te invade, ¿qué siento?
  • Respira: tomate un espacio (así sean unos minutos) para respirar conscientemente. Intenta llevar el aire hasta tu abdomen inflando tu cuerpo y al exhalar, suelta esa sensación que te molesta. Repite al menos 3 veces, si necesitas más hazlo.
  • Atención al diálogo interno: pregúntate ¿esto depende de mí? ¿cuál es la mejor forma de hacerlo? Deja espacios de silencio para que puedas escuchar la respuesta que viene de ti. A veces requerimos un poco más de tiempo.
  • Responde: cuando te sientas calmada, recuerda que una mente agobiada puede tomar decisiones y decir cosas que luego te arrepientas.
  • Repite este proceso cuantas veces sea necesario. Y pide ayuda, si consideras que no puedes gestionarlo sola.

Este es un ejercicio que te invito a incorporar a tu día a día, puedes comenzar por practicarlo con cosas sencillas, una respuesta incomoda de alguien, una situación inesperada, una llamada molesta… que además son cosas de nuestro día a día, que pasan con mucha frecuencia.

Si lo practicas conscientemente, poco a poco se irá incorporando a ti de manera natural y cada vez será más «corto» el proceso de gestión emocional o te llevará menos tiempo salir de allí, porque podrás gestionarlo a tiempo.

Recuerda que el primer paso siempre es calmar la mente, para que así se pueda calmar el cuerpo, podamos producir sustancias químicas diferentes, que nos ayuden a acceder a otro tipo de pensamientos más positivos y potenciadores, y poder mirar las cosas de otra manera, ver posibles soluciones donde antes no las veíamos.

Si quieres aprender a gestionar adecuadamente tus emociones y así tomar decisiones más asertivas, mejorar tus relaciones personales y tus resultados, si estás realmente comprometida a crear una realidad distinta para ti, te invito a tomar la llamada de descubrimiento gratuita.

Es una llamada que te realizo online, donde hablamos de tu caso en particular para ver cómo te puedo ayudar y así trabajar juntas.

Solicita aquí tu llamada de descubrimiento

Y espero poderte ayudar y juntas caminar en bienestar y expansión.

Un abrazo.

Johana.

PD: Recuerda estoy al otro lado de tu pantalla. ?

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 9 =

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Johana Indira Añez Bermudez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad